martes, noviembre 11, 2008

El viaje hacia Ítaca

Un amigo se ha ido, un amigo que en otras ocasiones ha abandonado esta ciudad —como yo mismo— y me pidió que buscara para él un poema que le dije años atrás, en otra de sus salidas. Así que aquí lo tienes, querido Yobardo.

Ítaca
Constantino Kavafis

Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca
desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.

Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.

Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y, viejo ya, ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.

Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.

Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.

(Traducción de Miguel Castillo Didier en Poesía universal traducida por poetas chilenos, 1996).

También te mando la versión original (Poiēmata, 1935) y una versión fonética del original, qué te parece. Esto es por si un día aprendemos griego. Pa que no digas que no te quiero, condenadote.

ΙΘΑΚΗ
Κωνσταντίνος Καβάφης

Σα βγεις στον πηγαιμό για την Ιθάκη,
να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος,
γεμάτος περιπέτειες, γεμάτος γνώσεις.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας,
τον θυμωνένο Ποσειδώνα μη φοβάσαι,
τέτοια στον δρόμο σου ποτέ σου δεν θα βρεις,
αν μεν’η σκέψις σου υψυλή, αν εκλεκτή
συγκίνησις το πνεύμα και το σώμα σου αγγίζει.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας,
τον άγριο Ποσειδώνα δεν θα συναντήσεις,
αν δεν τους κουβανείς μες στην ψυχή σου,
αν η ψυχή σου δεν τους στήνει εμπρός σου.

Να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος.
Πολλά τα καλοκαιρινά πρωϊά να είναι
που με τι ευχαρίστησι, με τι χαρά
θα μπαίνεις σε λιμένας πρωτοειδωμένους.
Να σταματήσεις σ’εμπορία Φοινικικά,
και τες καλές πραγμάτειες ν’αποκτήσεις,
σεντέφια και κοράλλια, κεχριμπάρια κ’έβενους,
και ηδονικά μυρωδικά κάθε λογής,
όσο μπορείς πιο άφθονα ηδονικά μυρωδικά.
Σε πόλεις Αιγυπτιακές πολλές να πας,
να μάθεις και να μάθεις απ’τους σπουδασμένους.

Πάντα στον νου σου νάχεις την Ιθάκη.
Το φθάσιμον εκεί είν’ο προορισμός σου.
Αλλά μη βιάζεις το ταξείδι διόλου.
Καλλίτερα χρόνια πολλά να διαρκέσει,
και γέρος πιά ν’αράξεις στο νησί,
πλούσιος με όσα κέρδισες στον δρόμο,
μή προσδοκώντας πλούτι να σε δώσει η Ιθάκη.

Η Ιθάκη σ’έδωσε τώραίο ταξείδι.
Χωρίς αυτήν δεν θάβγαινες στον δρόμο.
Αλλά δεν έχει να σε δώσει πιά.

Κι αν πτωχική την βρεις, η Ιθάκη δεν σε γέλασε.
Έτσι σοφός που έγινες, με τόση πείρα,
ήδη θα το κατάλαβες η Ιθάκες τι σημαίνουν.

Izáki
Konstantinos Kavafis

Sabguís stonbiguemó guiatinizáki
naéfjese náne makrís odrómos,
guemátos peripéties, guemátos gnósis.
Tuslestrigónas ketuskíklopas
tonzimoméno posidóna mí fobáse,
tétia stondrómosu potésu dén zabrís,
anmén isképsisu ipsilí, aneklektikí
singuínisis topnévma ketosómasu anguísi.
Tuslestrigónas ketuskíklopas,
tonágrio posidóna dén zasinandísis,
andén tuskubanís méstinpsijísu,
anipsijísu déndustíni embrósu.

Naéfjese náne makrús odrómos.
Polá takalokeriná proiá naíne
pu metíefjarístisi, me tíjará
zabénis seliménas protoidoménus;
nastamatísis semboría finikiká,
keteskalés pragmáties napoktísis,
sendéfia kekorália, kejrimbária kévenus,
keidoniká mirodiká káze loguís,
óso borís pió áfzona idoniká mirodiká;
sepólis eguiptiakés polés napás,
namázis kenamázis aptuspudasménus.

Pánda stonúsu nájis tinizáki.
Tofzásimon ekí in oproorismósu.
Alá mí biá$is totaxídi diólu.
Kalítera jrónia polá nadiarkési;
keguéros piá naráxis stonisí,
plúsios meósa kérdises stondrómo,
mí prosdokóndas plúti násedósi iizáki.

Iizáki sédose toréo taxídi.
Jorís aftín denzávguenes stondrómo.
Alá denéji nasedósi piá.

Kian ptojikí tinvrís, iizáki dén seguélase.
Étsi sofós puéguines, metósi píra,
ídi zá tokatálaves iizákes tí siménun.

La escritura griega, con la transliteración, las hallé en una de las páginas del sitio del astrólogo Jerry Brignone. Hallo en el mismo lugar una bien lograda traducción al español del poema de Kavafis, realizada por Nina Anghelidis y Carlos Spinedi, del libro Poesía griega contemporánea (La Habana, 1998). Lo digo para que entres al sitio y la leas, eh, no lo digo nada más por desperdiciar teclazos.

Uno quería ser exégeta de libros y terminó volviéndose exégeta de internet. Pero hallas cosas estupendas, no me digas que no.

Qué hermosura los libros cubanos, verdad; me gustaría tener ése. Si escogí el trabajo del chileno Castillo Didier —aparte de su elocuencia y su gracia, que están en primer lugar— fue porque lo conocí antes que otras traducciones... ¡hace casi diez años! Siempre hay algo que me gusta en la interpretación de cada distinto autor. Desearía poner diez cabezas dentro de la mía, cada una con un sistema nervioso especial y un oído especial, y combinar todas las traducciones en una sola; escuchar y comprender todos los matices, sin perder ninguno. Me cuesta decidirme por una versión de Ítaca; me quedaría con la de Castillo Didier porque fue la que oíste desde mí. Espero que lo recuerdes.

V
ientos propicios, argonauta.

9 comentarios:

dull dijo...

"Desearía poner diez cabezas dentro de la mía, cada una con un sistema nervioso especial y un oído especial"... yo tambien, te lo juro que yo tambien.

Bonito post! salu2

Babel dijo...

¡Lo voy a extrañar! Cuando veo hacia atrás, en mis recuerdos, siempre puedo escuchar su voz y ver sus gafas.

Uy, estas cosas me hacen sentir que nos volvemos viejos... cada uno buscando su camino...

Saludos nostálgicos para todos :')

Babel dijo...

Olvidaba decir que también es de mis poemas favoritos desde que lo leí, gracias a ti ;)

Eratóstenes Horamarcada dijo...

De hecho, este poema podría estar también hablando de ti, querida hermana. :'(

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Saludos, compa Dull.

marichuy dijo...

Erat

Que hermoso poema… nostalgia pura.
Milan Kundera escribió al respecto –hablando de nostalgias- que Ulyses siente nostalgia -de Ítaca- cuando anda de viaje. No obstante, cuando regresa a su añorada Ítaca, después de un tiempo siente más nostalgia por él en el Calypso… surcando los mares.

De este mismo poeta Kavafis, me gusta particularmente su poema:

"El Dios abandona a Antonio"

"Cuando de repente, a medianoche,

se escuche pasar una comparsa invisible
con músicas maravillosas, con vocerío-
tu suerte que ya declina, tus obras que fracasaron,
los planes de tu vida que resultaron todos ilusiones,

no llores inútilmente.
Como preparado desde tiempo atrás,
como valiente, di adiós a Alejandría que se aleja.
Sobre todo no te engañes,

no digas que fue un sueño,

que se engañó tu oído:
no aceptes tales vanas esperanzas.
Como preparado desde tiempo atrás, como valiente,
como te corresponde a ti que de tal ciudad fuiste digno,
acércate resueltamente a la ventana,
y escucha con emoción,
mas no con los ruegos y lamentos de los cobardes,
como último placer los sones,

los maravillosos instrumentos del cortejo misterioso,
y dile adiós, a la Alejandría que pierdes"

Saludos

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Marichuy:

Kavafis viste sus escenarios con la ropa de los tiempos inmediatamente posteriores al esplendor de la cultura occidental (así en "El dios abandona a Antonio").

Al lado de la despedida que le da el hombre viejo al amor sexual, el otro tema de Kavafis (relacionado con el anterior) es la dignidad de la decadencia. El mandato de sobrellevar con una estatura estoica las pérdidas: de la juventud, de la salud, del amor, de las amistades, de la riqueza, de la reputación, que mencionas en un texto tuyo reciente... El personaje de los poemas de Cavafis sabe o intenta darle su momento al hedonismo y al estoicismo. "Ítaca", y sobre todo el poema que tú nos traes, expresan, creo, la sabiduría (o el anhelo de sabiduría) de sobrellevar con dignidad el largo momento de la caída.

Gracias por compartir.

Anónimo dijo...

¡Orgullo, Emocion, ternura, Cariño, Magia, Fraternidad, Una Vida¡¡¡¡¡ eso es lo que me maravilla de crecer y de haberme topado en este maravilloso camino contigo y tu familia, simplemnte Gracias, no puedo encontrar palabras con la suavidad con que tu lo haces, pero donde crezca y donde renazca siempre estaras ahi.
Siempre amigo, Hermano, mas hoy a mis 35 años y los que siguen.
Es el primer año del resto de mi vida.

P.D. Gracias Diana, recuerdo a la niña del ballet, a la joven del uniforme, a la amiga mia y de mi hermana, y sobre todo a mi familia, se todo lo que significas y eres para nosotros, jamas te olvido y los detalles que tienes menos me tocas el corazon no solo por ser la hermana de mi mejor amigos sino que tambien lo eres mia.
besos a ambos Siempre
Yobardo

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Qué bueno ha sido encontrarte, amigo.